Bloodmoon - foro

Retroceder   Bloodmoon - foro > conversaciones entre nosotros > Fanart, historias y poemas

 
 
Herramientas Desplegado
Antiguo 08-Dec-2011, 19:40   #1
Asimbawe
Member
 
Avatar de Asimbawe
 
Fecha de Ingreso: 26-November-2011
Ubicación: Con Lylia(haciendo cosas privadas)
Mensajes: 37
Predeterminado El Vampiro Asimbawe.

1.-La promesa del lazo de sangre:


Había una vez un pequeño Vampiro que nació bajo el ocaso solar. Sus colmillos eran afilados y su aliento olía a ajo. Chupaba y chupaba sangre a todas aquellas personas que se encontraba pero un día algo le cambio la vida.

Tras un largo mes de junio, en el que predominó el frío y sus nieves, el pequeño Vampiro Asimbawe salió como cada noche a chupar sangre. El frío le congelaba sus articulaciones asi que decidió hacer un viaje más largo de lo usual. El pequeño pueblo de CottDown presenció lo nunca visto hasta entonces. Una gran manada de hombres lobos atacaron al pueblo y sus habitantes se vieron obligados a refugiarse bajo la pequeña iglesia de Seacombe. Asimbawe asombrado de su infortunio en ese momento, se sentó en el tejado de techumbre plana de la herrería de enfrente de la iglesia.

Los cocodrilos, digo los hombres-lobos, diseñaban un plan para acceder al interior del recinto que constaba de darse cabezazos contra la puerta. Como Asimbawe quería sangre decidió echar una mano a los pequeños habitantes de la localidad de CottDown. Descendió a tierra y conversó con Marik, el jefe de la manada de los hombres lobos.

- ASIMBAWE: Miren hombres-lobos estoy sediento y me he pegado un viaje de muchos kilómetros para llegar hasta aquí, si os vais pacificamente no os pasará nada de lo contrario me veré obligado a marcharme pacificamente porque no busco problemas con ustedes
- JEFE DE LA MANADA-MARIK Guau Guau. Auuuuuuu(Traducción: Oh, excelentísimo Asimbawe, te voy a patear el culo como vuelvas a dirigirte otra vez a nosotros sin haberte lavado los dientes, huelen a ...¿ajo? ¿Cómo es posible? Bueno, no quiero saberlo. No nos iremos de aquí, estos humanos se burlaron de uno de los de nuestra raza y lo trataron como a un vulgar perro callejero)
- ASIMBAWE: De acuerdo, entonces nos veremos otro día. Hasta luego perritos!!
- HOMBRES-LOBOS: GRRR!! (Traducción: ¿Perritos? ¡¡Ahora por tu culpa me ha entrado hambre y apetito por unos perritos calientes, desgraciado!!)

Asimbawe abandonó el pueblo de CottDown pero dispuesto a volver mañana para darles una lección a aquellos hombres-lobos que se entrometieron en su cena del día. La noche era fría y el hedor que desprendía el Vampiro alertaba a sus presas humanas de la cercanía de un Vampiro por los alrededores. El reloj humano marcaba las dos de la madrugada y Asimbawe aún no había comido. Algo le empezaba a inquietar, nunca tuvo un contratiempo como este. En condiciones normales, el pequeño Vampiro Asimbawe, hubiera combatido contra los hombres-lobos pero una promesa jurada a través del procedimiento lazo de sangre le imposibilitó su ataque hacia a ellos. "Sino hubiera hecho este juramento, ahora estaría alimentado y hubiera podido darle una soberana paliza a esos apestosos perros". Los humanos, al contrario que los vampiros, dormían por la noche y eso era una verdadera molestia para los vampiros. Durante ciento de años, los humanos habían recibido ataques de vampiros y, también, aunque menos frecuente(porque sólo salían en noches de luna llena), de hombres-lobos.

Casas reforzadas, sistemas avanzados de seguridad anti-vampiros(como la alarma Zepclikton que consistía en un largo hilo que los humanos ponían por la noche para que cuando los vampiros pasasen por sus territorios, el contacto con la alarma Zepclikton les alertara de que había una presencia que atravesó los hilos. Lo malo de esta alarma, es que la mayoría de las veces que saltaba era a causa de ratas y aves nocturnas), vigilancia nocturna, luces encencidas, estacas y ajos puestos frente a cada casa...Todo eran inconvenientes para el pequeño Vampiro Asimbawe; su viaje hacia el pueblo de CottDown no le permitió márgen de error para ir en busca de otros humanos en caso de que ocurriera algún contratiempo y no pudiera chupar la sangre de los primeros.

Mientras pensaba qué iba a hacer otro día sin comer, y ya iban 4, un ruido en el exterior de la calle le sobresaltó. No podía ser, creía que era el único...había más...¿Era un sueño o un espejismo causados por el hambre?


Continuará...
__________________
Asimbawe está desconectado   Responder Citando
 

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 18:37.


Powered by : vBulletin® Versión 3.8.4
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.
Traducido por mcloud de vBhispano.com
Copyright ©2011 by 'Playa Games GmbH'